Archive for the ‘3.- REALIDAD AFRICANA’ Category

h1

UN NUEVO PENTECOSTÉS AFRICANO

mayo 27, 2009

Un nuevo Pentecostés Africano

 

 Invadidos por el Espíritu de Pentecostés, por su variedad de dones y carismas, por la multitud de diferentes pueblos y sitios que acuden a su irrupción y entrega… no puedo por menos de acordarme de África… de su variedad generosa de tribus, pueblos, lenguas, costumbres y creencias…

(Babel o Pentecostés?)

 

En África es Pentecostés cada día que se despierta de entre las brumas de las selvas, de las secas y cálidas sabánas o de las arenas ardientes del desierto…

 Sus gentes pobres y sencillas están siempre atentas a los frecuentes ruidos y convulsiones que les hablan de guerra, de hambre, de desplazamientos y de muerte… Los estigmas de África están grabados a fuego en sus corazones y vidas a lo largo de siglos de injusticias…

 Pero África, necesita otro Pentecostés que suene y resuene en todos sus pueblos a levantamiento pacífico, pero decidido y firme, para coger en sus manos su historia y destino, su desarrollo y progreso frente a la corrupción y las injusticias… El Pentecostés de la solidaridad, de la paz, de la justicia y del trabajo, del reparto equitativo de los bienes, de la lucha por salir de las profundidades ancestrales en una puesta al día acorde con los tiempos que corren…
África necesita un Pentecostés de convivencia pacífica, de explotación de sus propios recursos y de su reparto, de formación integral y de inclusión de la mujer en sus normas, leyes y costumbres…

 Un Pentecostés liberador, valiente y decidido de transformación de las costumbres y creencias que esclavizan.
 

Un Pentecostés de laicos y catequistas, hombres y mujeres, que se dejan transformar por el mensaje liberador del Evangelio y lo testimonian y llevan desde sus ciudades y núcleos de población hasta las profundidades de sus poblados y selvas…

Un Pentecostés que anime y purifiques sus iglesias jóvenes de atavismos e influencias extranjeras y potencie su riqueza y variedad de colores, cantos y ritmos…

 Un Pentecostés de tantanes y danzas, de alegría y participación plena desde niños a bambutas…

 “Ven Espíritu divino, mira el vacío del alma si tu le faltas por dentro. Mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo.
Salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.”

 

DIVERSIDAD DE DONES PERO UN SOLO ESPÍRITU

 En cierta ocasión, los colores comenzaron a pelearse. Cada uno quería ser el más importante.

El verde alegaba que era el color de la vida y la esperanza, y el más repartido en la naturaleza.

El azul reivindicaba ser el color del agua y del cielo, del mar y de la paz.

El amarillo decía ser el color de la alegría, del sol y de la vitalidad.

El naranja pretendía ser el color de la salud, de la vitamina y de la fuerza.

El rojo subrayaba su fuerza y su valor, su pasión y su fuego.

El púrpura subrayó que era el color de la nobleza y del poder.

El añil hacía notar que era el color del silencio, de la reflexión, de la oración y del pensamiento profundo.

La lluvia observó la disputa e intervino con su fuerza. Los colores se acurrucaron entre sí y se fundieron en uno.

Cuando cesó la lluvia, se desplegaron en forma de arco iris y todos y cada uno de ellos lució su belleza y se dieron cuenta de la belleza del conjunto.

(Historia hindú, En R. Berzosa,

Parábolas para una nueva evangelización,

Monte Carmelo 234)

h1

Multinacionales que quieren prolongar la guerra en el Congo

enero 5, 2009

 

Posted: 28 Dec 2008 02:45 PM CST

Por Jon Sobrino sj
Publicado por
Fe Adulta

 


 

Zenit, agencia de noticias del Vaticano, dijo hace poco que “la crisis humanitaria más olvidada en nuestro planeta es la del Congo”
De vez en cuando en los medios asoma la tragedia pues ya no hay modo de ocultarla. Pero lo que se dice de ella es todavía irrisorio e insultante en comparación con la magnitud de la barbarie y el genocidio. Y no hay llanto, ni pedir perdón, ni propósito de enmienda.
En esta Carta a las Iglesias de vez en cuando decimos una palabra sobre el Congo. Es un muy pequeño grano de arena. Ahora, aunque no sea más que por pudor, volvemos a recordar a ese inmenso “pueblo crucificado”. Presentaremos, resumidamente, tres textos que han llegado a nuestras manos estos días. Terminaremos con una breve reflexión.
1. “Quieren prolongar la guerra en el Congo”
En Periodista Digital del 27 de noviembre el jesuita Ferdinand Muhigirwa acusa a la comunidad internacional de querer prolongar la guerra en el Congo. “Si la comunidad internacional lo quisiera realmente, la guerra en la República Democrática del Congo terminaría en pocos días”.
Y da la razón. “Está claro que la raíz del conflicto son los minerales, de los que se benefician las empresas mineras y los países extranjeros, pero no la población autóctona que se ve obligada a vivir con menos de un dólar al día”. Los organismos supranacionales, como la Unión Europea, prefieren que la contienda se mantenga y “se prolongue en el tiempo de forma interminable”.
El genocidio, por causa de la guerra y la pobreza, es claro. “Es terrible que en un país tan extremadamente rico la población viva abocada a tales niveles de pobreza”. Y crece la deshumanización.
En El Salvador lo entendemos bien. Desde hace décadas se produce el abandono progresivo de la agricultura: “la gente no quiere seguir trabajando en los sectores tradicionales porque prefiere enriquecerse en las minas” Y sufren los niños: “Las familias permiten a sus hijos abandonar el colegio desde edades muy tempranas para excavar. Creen que así se van a hacer ricos, cuando después la mayoría no consigue más de 50 dólares al mes”.
Son palabras mayores. 1. la guerra en el Congo es un genocidio que ha producido 5 millones de muertos en 15 años. 2. El genocidio puede ser detenido, pero la comunidad internacional, las democracias del Norte, no quieren detenerlo. 3. El Congo es un pueblo activamente crucificado.
2. “El teléfono celular: ataúd del Congo”
En lenguaje periodístico Cristóbal Saura explicaba en El portal del medio ambiente, el 6 junio de 2007, por qué ocurre el genocidio y por qué se oculta.

Elgenocidio.
En las montañas orientales del Congo hay coltán y niobio, además de oro, diamantes, cobre y estaño. El coltán, abreviatura de colombio-tantalio, está en suelos de una antigüedad de tres mil millones de años. Se usa con el niobio para fabricar los condensadores para manejar el flujo eléctrico de los teléfonos celulares. Cobalto y uranio son elementos esenciales para las industrias nuclear, química, aeroespacial y de armas de guerra. Alrededor del 80% de las reservas mundiales de coltán están en el Congo.
Por el control de estos minerales escasos hay una guerra tremenda. Los poderes multinacionales quieren controlar la minería de la región. Conclusión: “el motivo del genocidio son estos minerales que buscan las corporaciones” y además están destruyendo la segunda área verde del planeta después del también amenazado Amazona.
Un poco de historia.
En 1996 Estados Unidos patrocinó una invasión de fuerzas militares de las vecinas Rwanda y Uganda. Hacia 1998 tomaron el control y ocuparon las áreas mineras estratégicas. Muy pronto, el ejército rwandés comenzó a ganar más de 20 millones de dólares por mes con la minería del coltán. Hay cientos de informes que denuncian abusos de los derechos humanos en esa región minera.
Las empresas con capacidad tecnológica convierten el coltán en el codiciado tantalio en polvo y lo venden a Nokia, Motorola, Compaq, Sony y a otros fabricantes que lo usan en teléfonos celulares y otros aparatos de tecnología “de punta”.
Keith Harmon Snow dice que para analizar la geopolítica del Congo y las razones de una guerra casi inacabable desde 1996, hay que comprender el crimen organizado por negocios multinacionales.
La guerra del Congo se planificó con las inversiones de corporaciones multinacionales de Estados Unidos, Alemania, China y Japón en la región. Y está apoyada por las más poderosas corporaciones, la Cabot Corporation y al OM Group, de Estados Unidos; la HC Starck de Alemania; y Nigncxia, de China.
Redes criminales, preparadas y mantenidas por esas multinacionales, practican la extorsión, soborno, violación y matanzas. Y obtienen beneficios sin precedentes con la minería del Congo. Hasta 6 millones de dólares en cobalto crudo salen a diario de la RDC. Sin embargo, casi nunca aparecen estas compañías en los informes sobre derechos humanos.
Personajes relacionados con el negocio del coltán han estado muy cercanos al gobierno de Estados Unidos. Sam Bodman fue llamado por el Presidente Bush en 2004 para ser Secretario de Energía. Nicole Seligman fue consejera legal de Bill Clinton. Muchos que alcanzaron posiciones de poder en la administración Clinton pasaron a altos cargos en Sony Corporation.
En el negocio participan distribuidores norteamericanos de armas, como Simax, y las compañías que fabrican material de guerra para el Pentágono, llamadas “proveedores de Defensa”, Lockheed Martin, Halliburton, Northrop Grumman, GE, Boeing, Raytheon y Bechtel. Incluso organizaciones pseudo humanitarias como CARE, el Comité de Rescate Internacional; “Conservation”, empresas de relaciones públicas y grandes medios de comunicación como The New York Times.
Se han hecho grandes fortunas, vendiendo electrónica de alta tecnología para que la disfruten los norteamericanos y europeos, los japoneses y los “nuevos ricos” de América Latina, China y la India.

Elencubrimiento.
El 5 de junio de 2006, se leía en la portada de la revista Time: “Congo: El Peaje Oculto de la Guerra más Mortal del Mundo”. Es cierto que el artículo mencionaba brevemente el coltán y su uso en los teléfonos celulares y en otros aparatos electrónicos. La guerra era una tragedia horrible, pero nada decía de las actividades de las corporaciones y los gobiernos extranjeros, para, a través de la guerra, apoderarse del coltán. Ni tampoco, de quiénes obtienen de esta guerra resultados financieros y políticos.
Johann Hari en The Hamilton Spectator, el 13 de mayo de 2006, sí analizó el origen de esta y otras guerras en África. “El único cambio a través de las décadas ha sido qué recursos naturales se buscan para consumo occidental: caucho bajo los belgas, diamantes bajo Mobutu y ahora coltán y casiterita”. Lo más cruel es que los medios no dicen nada de que estos conflictos han llevado a la población africana a una vida inhumana.
3. “Cada kilo de coltán cuesta la vida a dos niños”
Lo dice Alberto Vázquez Figueroa en el ABC del 12 de noviembre de este año. Cuenta el impacto de la guerra del coltán en los niños. Reproducimos sus reflexiones, formuladas con palabras de las preguntas y de sus respuestas.
“Los niños, de entre siete y diez años, son grandes víctimas de la lucha por el coltán. Son terriblemente explotados, y se les “paga” 25 centavos de euro al día. ¿Estamos ante la esclavitud del siglo XXI? El coltán lo extraen niños porque se encuentra en yacimientos a muy baja profundidad, y con sus pequeños cuerpos son los que caben mejor por los recovecos.
Muchos de estos niños mueren víctimas de horribles desprendimientos de tierra. Y se quedan ahí enterrados. Lo que no han querido las empresas que fabrican aparatos con coltán es que eso se supiera. Yo he vivido dos décadas en África y algo había oído. Hay fotos de esa barbaridad: niños semiesclavos respirando polvo mientras llueve a mares o se los lleva la riada. Eso es un infierno. Han llegado cientos de miles de refugiados y aquello es un desastre.
Yo me pregunto: ¿cómo en el siglo XXI toda nuestra tecnología depende de que haya un niño dando martillazos a una piedra y a un pedazo de tierra que se le viene encima? ¡Esto es de locos! Todos recordamos a tutsis y hutus matándose a machetazos, no olvidamos las iglesias quemadas con toda la gente dentro, ni a los niños perseguidos, con los brazos y narices cercenados. 700,000 desplazados y ya casi cinco millones de muertos ¡por el maldito coltán y para que nosotros tengamos una vida más cómoda!
No paramos la guerra porque las grandes empresas y gobiernos no quieren que se pare. Si se paraliza la guerra no se hace negocio con el coltán. Se quedaría en el Congo. Quien controle el coltán controlará nuestra vida”.
Reflexiones desde El Salvador
1. No es posible leer textos como éstos sin sentirse mal, pero alguno podrá preguntarse por qué fijarnos en el Congo cuando en El Salvador también vivimos en medio de gravísimos problemas. Y además, poco podemos hacer. La respuesta es: “por pudor”. No se puede ser humano, ni en El Salvador ni en Roma, si no hacemos hoy central el dolor del Congo.
Y también por un mínimo de honradez. En los peores años de represión contra el pueblo salvadoreño, se levantaron voces en Estados Unidos y en Europa para dar a conocer nuestra tragedia y ofrecernos solidaridad. Poco podemos hacer desde aquí, pero al menos difundamos lo que está pasando en el Congo.
2. Por lo que toca a la UCA, ahora que recordamos a nuestros mártires jesuitas sería irresponsable no recordar a los jesuitas del Congo y sus mártires. Un jesuita, Christophe Munzihirwa, arzobispo de Bukavu, fue asesinado en 1996 por defender a cientos de miles de refugiados. Lo llaman “el san Romero de África”.
Ahora recibimos este mensaje de Ferdinand Muhigirwa, jesuita congoleño, director del Centro de Estudios para la Acción Social que clama desde Kinshasa. Nos recuerda las palabras de nuestros mártires. Y nos sentimos hermanos. Y nos acordamos también del Padre Arrupe, cuando nos exigió a todos “la lucha por la justicia”, pagando el precio necesario. 49 jesuitas han sido asesinados desde entonces en el tercer mundo. Y el mismo Padre Arrupe sufrió fuerte persecución al interior de la Iglesia.
3. La realidad del Congo desenmascara la falsedad del “mundo de abundancia, civilizado y democrático”, lo acusa y lo juzga. Casaldáliga escribe: “África ha sido llamada el calabozo del mundo, una Shoá continental”.
Nuestro amigo Luis de Sebastián ha escrito un impresionante libro con el título: “África, pecado de Europa”. Bueno y necesario es recurrir al lenguaje religioso de “pecado”. No es políticamente correcto, pero el lenguaje civil, correcto y democrático, no ha descubierto una palabra equivalente. En teología, “pecado” es “lo que da muerte”. Dio muerte al hijo de Dios y sigue dando muerte a millones de hijos e hijas suyas.
4. Por coincidencia, escribimos estas páginas en el tercer aniversario de la muerte del Padre Jon Cortina.
En el salmo hemos rezado: “En el consejo de los dioses se levanta Dios y los acusa: “¿hasta cuándo juzgarán inicuamente? Juzguen a favor del débil y del huérfano; hagan justicia al humilde y al indigente; liberen al débil y al pobre y arránquenlos de las manos de los impíos”.
Es el juicio de Dios ante la guerra de El Congo contra los dioses, imperios, transnacionales, medios de comunicación.
5.. Y permítanme una reflexión personal. Yo me enteré que había una guerra en el Congo hace unos diez años. No sabía lo que era el coltán, ni para qué servía. Y menos sabía de los criminales manejos de occidente para conseguirlo..
De todo ello no me enteré ni en la UCA, ni en mis visitas a Estados Unidos y Europa. Me lo contaron sencillas religiosas que vivieron las tragedias de Ruanda y Burundi, y trabajaron en los campos de refugiados de Bukavu, el Congo. Me abrieron los ojos.
Y les he visto trabajar en comités de solidaridad en toda España, con suma sencillez, con medios muy limitados, pero con gran lucidez y amor. Publican Umoya, revista sobre la realidad actual de África. Siguen adelante. Y son las que más saben de África.
Me recuerdan las palabras que le escuché a Joe Moackley, congresista por Massachussets, cuando venía a defender a los campesinos salvadoreños de la represión del ejército gubernamental: “cuando tengo que votar en el Congreso sobre nuestra política en algún país del tercer mundo, para informarme no me pongo en contacto con nuestras embajadas, sino con religiosas que trabajen allí. Son las que más saben”..
6. Con el coltán se hacen misiles, teléfonos celulares y hasta juguetes. Cuando los usemos recordemos a los 5 millones que han muerto en esta guerra, y recordemos a gentes como Ferdinand Muhigirwa, que nos mantiene en la verdad y en el amor.

7. A las personas a las que he visto mantener la esperanza para el Congo son las religiosas que han estado allá. No son ingenuas, pero con cariño y admiración recuerdan la bondad que han visto.

Blog católico de oraciones y reflexiones pastorales sobre la liturgia dominical. Para compartir y difundir el material brindado. Cremos que Dios regala Amor y Liberación gratuita e incondicionalmente.

h1

EL PAPA Y LAS IGLESIAS AFRICANAS

enero 9, 2008

EL PAPA Y LAS IGLESIAS AFRICANAS:

J. M Pérez Charlin,

de la Sociedad de Misioneros de África (Padres Blancos)
Misionero en Uagadugu (Burkina Faso) .


  
  En los últimos seis meses, el Papa Benedicto XVI ha recibido a los arzobispos y obispos de una serie de Conferencias Episcopales africanas, en visita “ad limina apostolorum”: la de Etiopía y Eritrea, el 17 de octubre del 2005, presidida por monseñor Berhaneyesus Suraphiel; la de la República Democrática del Congo, en dos grupos, el 27 de enero y el 6 de febrero, presididas por el cardenal arzobispo de Kinshasa, monseñor Etsu; la de Senegal, Mauritania, Guinea Bissau y Cabo Verde, el 20 de febrero, presidida por el obispo de Tambacunda, monseñor Jean Noel Diuf; la del Camerún, el 18 de marzo, presidida por el arzobispo de Yaundé, monseñor Simón-Víctor Tonyé Bakot; la de Costa de Marfil, el 3 de abril, presidida por monseñor Laurent Akran Mandjo; y el 24 de abril, la de Ghana, presidida por monseñor Lucas Abadamloora. A través de estos encuentros podemos descubrir, no solo los desafíos a los que se enfrentan las diferentes comunidades cristianas africanas en los albores del siglo XXI, sino la lectura que el propio Benedicto XVI hace de estos acontecimientos.

PAZ Y RECONCILIACION

En numerosos lugares del continente africano muchas personas sufren el drama de la guerra y sus consecuencias: muertes, robos, violaciones, hambrunas, destrucción, inestabilidad. Ante los obispos de Costa de Marfil y del Congo que comentan estos sufrimientos, el Papa recuerda que: “El restablecimiento de una paz verdadera sólo será posible a través del perdón generosamente concedido y la reconciliación efectivamente realizada entre las personas y los grupos concernidos. Para conseguirlo, todas las partes afectadas deben aceptar el proseguir valientemente el diálogo, para examinar de manera profunda y leal las causas que han conducido a la situación actual y para encontrar los medios para llegar a una solución aceptable para todos, en la justicia y la verdad. El camino de la paz es largo y difícil, pero nunca es imposible” (Conferencia Episcopal de Costa de Marfil). “Durante esa tragedia, que ha afectado en particular al este de vuestro país, habéis procurado denunciar, a través de enérgicos mensajes, las injusticias cometidas, invitando a los responsables locales a dar prueba de sensatez y valentía para que la población viva en paz y seguridad.(C.E del Congo).

Para el Papa, un elemento importante para conseguir la paz es el testimonio de la Iglesia, Familia de Dios: “El testimonio unánime que dais, transcendiendo las diferencias políticas y étnicas, desempeña un papel vital para llevar la salvación y la reconciliación a la agitada región en la que vivís”(C.E. de Etiopía-Eritrea). “La Iglesia en Camerún, en esa región de África central tan ensangrentada por las guerras, sigue siendo cada vez más un signo tangible de esta paz por edificar, una paz que supera los repliegues en la propia identidad o etnia, que rechaza la tentación de la venganza o del resentimiento, y que establece relaciones nuevas entre los hombres, fundadas en la justicia y en la caridad”. “Deseo que el imperativo de la caridad os movilice y que vosotros mismos seáis profetas de justicia y de paz”(…) “La Iglesia está llamada a aportar una contribución específica al bien común y a la consolidación del estado de derecho, manifestando su compromiso diario al servicio del bienestar material y espiritual de todos los congoleños” (…) “Que todos los que dirigen los destinos de la nación actúen de forma concertada y responsable con el fin de alcanzar una paz duradera. Invito también a la comunidad internacional a no olvidarse de África, sobre todo realizando acciones valientes y determinadas para consolidar la estabilidad política y económica de vuestro país” (C.E del Congo)-

INCULTURACION

Un tema que aparece en casi todos los informes de los obispos africanos es la relación entre fe y cultura, léase tradición africana. La sociedad africana esta experimentando, desde hace años, la mayor crisis de su historia: el desmembramiento progresivo de la cultura tradicional africana a causa de la presencia-invasión de otras maneras de vivir y actuar, entre las que se encuentra el evangelio. El Papa recuerda a los obispos de Costa de Marfil que “Para que la Iglesia sea un signo cada vez más comprensible de lo que es y para que se adapte cada vez más a su misión, el trabajo de inculturación de la fe es una necesidad. Este proceso debe ayudar a los cristianos a comprender y a vivir mejor el mensaje evangélico en su propia cultura, y a saber renunciar a las prácticas en contradicción con los compromisos bautismales. A los del Camerún les recuerda que: “Se trata de hacer que el Evangelio penetre en lo más profundo de las culturas y las tradiciones de vuestro pueblo, caracterizadas por la riqueza de sus valores humanos, espirituales y morales(…). Esto requiere anunciar y vivir la Buena Noticia, entablando sin miedo un diálogo crítico con las culturas nuevas vinculadas a la aparición de la globalización, para que la Iglesia les lleve un mensaje cada vez más pertinente y más creíble”. Para Benedicto XVI el Evangelio debe estar plenamente arraigado en la cultura de los pueblos africanos. Por eso, ante el regreso a ciertas prácticas de la religión tradicional, que los obispos de Senegal, Mauritania, Guinea Bissau y Cabo Verde constatan entre sus cristianos, el Papa les invita a “buscar medios adecuados para renovar y fortalecer la fe a la luz del Evangelio, y para consolidar los fundamentos teológicos de vuestras Iglesias particulares, tomando lo mejor de la identidad africana”.

Los obispos africanos confiesan que una de las realidades mas difíciles y complicadas de incultural es el matrimonio. A las Conferencias episcopales de Camerún y del Congo, el Papa les recuerda que el camino para su enculturación pasa por “una fidelidad radical de los esposos a la vida nueva y por la reconducción al Evangelio de Jesucristo del matrimonio africano tradicional”. A las Conferencias de Etiopia-Eritrea y de Ghana les dice que: “Aunque el cristianismo respeta siempre las venerables tradiciones de las culturas y de los pueblos, se esfuerza por purificar las prácticas contrarias al evangelio”.

FORMACIÓN

Otro desafío importante y urgente que tiene la Iglesia africana de cara al futuro, es la formación, tanto de los sacerdotes y seminaristas, como de los laicos. Los católicos africanos han pasado de 55 millones de fieles, en 1978, a los 149 millones de 2004. Este crecimiento ha hecho que a lo largo y ancho del continente el número de jóvenes que se preparan a la vida sacerdotal, religiosa y misionera haya aumentado en un 86%. Este fenómeno social, además de producir grandes alegrías y esperanzas, supone unos retos enormes. Sobre los sacerdotes, el Papa comenta: “Deseo vivamente que su formación inicial y permanente haga de ellos hombres equilibrados humana y espiritualmente, capaces de responder a los desafíos que deben afrontar tanto en su vida personal como en la pastoral” (C. E de Senegal, Mauritania y Guinea Bissau). A los del Congo: “Conozco las difíciles condiciones en las que muchos de ellos desempeñan su misión, y les doy las gracias por su servicio, a menudo heroico, con miras al crecimiento espiritual de sus comunidades (…) prestando atención a su avance humano, intelectual y espiritual, para que sean, por medio de la búsqueda de la santidad en el propio ejercicio de su ministerio, auténticos educadores en la fe y modelos de caridad para los fieles”. A los de Costa de Marfil les recuerda que la formación inicial y permanente de sus sacerdotes “debe dar un puesto esencial a la vida espiritual(…) de manera que el sacerdote sea un auténtico buscador de Dios, permaneciendo cercano a las preocupaciones de los hombres”. Dirigiéndose a los obispos de Camerún, el Papa les dice: “Que cada sacerdote medite sobre la entrega total que él ha hecho de sí mismo, a Dios y a la Iglesia, a imagen de la entrega de Cristo, y sobre las exigencias de la caridad pastoral, especialmente sobre la necesidad de una vida casta vivida en el celibato, en conformidad con la ley de la Iglesia, sobre un ejercicio justo de la autoridad y sobre una relación sana con los bienes materiales”. “El sacerdocio no debe considerarse nunca como un medio para mejorar la propia condición social o el propio nivel de vida” (C.E. de Ghana).

Sobre la formación de los seminaristas, el Papa después de dar las gracias por la generosidad de numerosos jóvenes que, habiendo escuchado la llamada de Cristo a servirlo como sacerdotes en la Iglesia, son admitidos a proseguir su discernimiento en los seminarios, recuerda la importancia de unos buenos formadores “que se preocupen de formar a los futuros sacerdotes en los verdaderos valores culturales de sus respectivos países, en el sentido de honestidad, responsabilidad y fidelidad a la palabra dada, de modo que sean sacerdotes espiritualmente firmes y disponibles, entregados a la causa del Evangelio, capaces de administrar con transparencia los bienes de la Iglesia y llevar una vida sencilla, de acuerdo con su ambiente” (Iglesia en África 95)” (C. E. Congo). “Hay que formar a los futuros sacerdotes en los verdaderos valores culturales de sus respectivos países, en el sentido de la honestidad, la responsabilidad y fidelidad a la palabra dada, de modo que sean espiritualmente firmes y disponibles, entregados al evangelio, capaces de administrar los bienes de la Iglesia y llevar una vida sencilla de acuerdo con sus ambientes”(C.E. Congo).

La formación de los laicos es una urgencia para los pastores africanos a causa del aumento del numero de fieles, y del retorno de las prácticas antiguas y de la presión de las numerosas sectas. La formación es para los obispos el único medio para que los cristianos “puedan proponer una visión del hombre y de la sociedad conforme a los valores humanos fundamentales y a la doctrina social de la Iglesia”(C. E de Camerún). Un medio de formación que el Papa alaba es el de las Comunidades Eclesiales Vivas propias de las diócesis del Congo. “Las Comunidades Eclesiales Vivas, presentes en todos los puntos de vuestras diócesis, bien reflejan esta evangelización de proximidad que hace a los fieles cada vez más adultos en su fe, en un espíritu de fraternidad evangélica en el que todos se esfuerzan por pensar conjuntamente los diferentes aspectos de la vida eclesial, en especial la oración, la evangelización, la atención a los más pobres y la autofinanciación de las parroquias. Esas comunidades constituyen también un valioso baluarte contra la ofensiva de las sectas, que explotan la credulidad de los fieles y los descarrían proponiéndoles una falsa visión de la salvación y del Evangelio y una moral acomodaticia. O aliento a velar con extremada atención por la calidad de la formación permanente de los responsables de dichas comunidades, particularmente la de los catequistas, cuya entrega y espíritu eclesial me congratulo, y a procurar que dispongan de condiciones espirituales, intelectuales y materiales que les permitan cumplir lo mejor posible con su misión, bajo la responsabilidad de los pastores. Procurad también que esas Comunidades Eclesiales Vivas sean auténticamente misioneras, preocupándose no sólo de acoger el Evangelio de Cristo, sino también de dar testimonio de él ante los hombres”(C. E. Congo).

UNIDAD Y DIVERSIDAD

Las Conferencias episcopales de Costa de Marfil y del Congo señalan en sus informes la permanencia de conflictos que afectan, a veces, de manera negativa a la unidad del presbiterio, favoreciendo el desarrollo del tribalismo y las luchas por el poder. El Papa les exhorta a recuperar la fraternidad sacerdotal. “Animad a vuestros sacerdotes a estimularse recíprocamente al ejercicio de la caridad fraterna, proponiéndoles en particular algunas formas de vida comunitaria para ayudarles a crecer juntos en santidad siendo fieles a su vocación y misión” (C.E. Congo) “En vuestras diócesis, obispos, sacerdotes y personas consagradas deben ser para todos modelos de fraternidad y de caridad y contribuir con su palabra y sus actitudes a la edificación de una sociedad unida y reconciliada”(C.E. Costa de Marfil).

A este respecto, el Papa comenta que: “Para favorecer la armonía en la Iglesia y contribuir a su dinamismo misionero, deseo que los miembros de los institutos de vida consagrada, cuyo constante servicio a la misión en vuestras diócesis alabo y agradezco, mantengan relaciones de confianza y colaboración con los pastores, viviendo una comunión profunda, no sólo dentro de cada comunidad, sino también con la Iglesia diocesana y universal. Ojalá que mediante la fidelidad a su vocación particular cada instituto manifieste siempre que sus obras son ante todo una expresión de la fe en el amor de Dios y que es poniendo este amor en el centro de la vida como responde realmente a las necesidades de los hombres” (C. E. de Senegal, Mauritania, Guinea Bissau y Cabo Verde).

FAMILIA

La familia africana que esta sufriendo de una manera dramática los cambios que se están produciendo en el mundo y en el continente, no tiene medios para defenderse de los efectos devastadores de una sociedad que propone modos de actuar que la debilitan. Muchos africanos, educados en un estilo de vida tradicional, ven como se les proponen estilos familiares desarticulados que ponen en peligro una institución, que en la tradición africana, ha sido la columna vertebral de la sociedad. Se comprende así las palabras del Papa a los obispos congoleños, “Los movimientos de personas refugiadas o desplazadas, la pandemia del sida, pero también los importantes cambios de la sociedad contemporánea, han desmembrado muchas familias, debilitando la institución familiar, con el riesgo de atentar contra la cohesión de la propia sociedad. Importa, a todos los niveles de la vida diocesana y social, alentar a los católicos a preservar y promover los valores fundamentales de la familia. En este espíritu, conviene prestar atención a la preparación humana y espiritual de las parejas y al seguimiento pastoral de las familias”. Benedicto XVI, sensible a esta situación, exhorta a las diferentes grupos de obispos a reflexionar y a encontrar caminos de liberación evangélicos, como la pastoral familiar, que ofrezcan a los jóvenes una educación afectiva y moral exigente.

DIALOGO Y ECUMENISMO

La Iglesia africana es quizá la que mas practica el diálogo y el encuentro cotidiano con personas de religión y cultura diferentes. El diálogo se debe vivir en colaboración con todos por el bien de las personas y de la sociedad: “Para el discípulo de Cristo el ejercicio de la caridad no puede ser un medio al servicio del proselitismo, dado que el amor es gratuito. Prestáis frecuentemente el servicio al hombre en colaboración con hombres y mujeres que no comparten la fe cristiana, sobre todo con musulmanes. Así, los esfuerzos realizados para un encuentro en la verdad de creyentes de diferentes tradiciones religiosas contribuyen a la realización concreta del bien auténtico de las personas y de la sociedad. Es necesario profundizar cada vez más las relaciones fraternas entre las comunidades, para favorecer un desarrollo armonioso de la sociedad, reconociendo la dignidad de cada persona y permitiendo a todos practicar libremente su religión (C.E. de Senegal, Mauritania). “La tarea del diálogo ecuménico reviste particular urgencia, y me alegra que vuestra Conferencia episcopal esté afrontando este desafío. Cualesquiera que sean los obstáculos que encontréis, no deben disuadiros de realizar esta tarea vital. Entre los cristianos, la fraternidad auténtica no es un mero sentimiento, ni implica indiferencia ante la verdad. Está arraigada en el sacramento del bautismo, que nos hace miembros del Cuerpo de Cristo”(C.E de Etiopía-Eritrea).

JOVENES

Según las estadísticas, la mitad o mas de la población africana tiene menos de 20 años. Las diócesis africanas tratan de afrontar esta realidad con franqueza y amor, pero los problemas económicos y sociales son tales, que el fenómeno de la migración hacia horizontes mas saludables no cesa. El Papa invita a los obispos a realizar “planificaciones pastorales que respondan adecuadamente a sus necesidades” (C.E. de Ghana, Etiopía-Eritrea). Los jóvenes son una auténtica riqueza para la Iglesia y para el país. Sin embargo, constituyen una población debilitada por la inseguridad ante el porvenir, por la experiencia de la precariedad, por los inquietantes estragos del sida. “Debéis alimentar su fe y su esperanza, proponiéndoles una sólida formación cristiana. Pienso en especial en las iniciativas pastorales enfocadas a permitir que los niños de la calle y los niños soldado se “reconstruyan” humana y espiritualmente. Exhorto también a las escuelas católicas y a todas las personas que velan por la formación y la educación de los jóvenes a que les proporcionen medios para crecer en la caridad, cultivar el gusto del esfuerzo y ejercitarse en el respeto mutuo y en el aprendizaje del diálogo y del servicio a la comunidad, para que tomen parte activa en la evangelización y en la renovación del tejido social” (C.E. del Congo).

DESARROLLO SOCIAL

Para los obispos africanos, el contexto económico y social desfavorable del continente, está incrementando el número de personas en situación de precariedad, causando la pérdida de ciertos valores tradicionales. El Papa anima a “mantener su compromiso por el desarrollo social, poniéndose eficazmente al servicio de los mas pobres”(C. E. de Senegal, Mauritania, Guinea Bissau y Cabo Verde), y desea que “puedan instar a los fieles laicos a asumir la renovación del orden temporal para transformar no solo la mentalidades, sino las mismas estructuras de la sociedad” (C. E. del Congo)

SOLIDARIDAD PASTORAL

Fue uno de los puntos que el Papa Juan Pablo II incluyo en su Exhortación final del Sínodo para África de 1994. Benedicto XVI lo recuerda ante los obispos etíopes y eritreos, animándoles a “expresar solidaridad, de todos los modos que podáis, a vuestros hermanos y hermanas que sufren en Somalia, donde a causa de la inestabilidad política es casi imposible vivir con la dignidad propia de la persona humana”. Una solidaridad que aparece también

IGLESIAS CENTENARIAS

Por ultimo, aprovechando su visita, el Papa saluda y se une a las celebraciones centenarias de varias diócesis africanas, como Bukavu (Congo) y Bolgatanga (Ghana) que en este año celebran la llegada de los primeros misioneros, “quienes han hecho posible la implantación y el desarrollo de vuestra Iglesia” (C.E. Congo).

Benedicto XVI saluda también a los obispos de Etiopía-Eritrea que celebraron, en los días de su visita, los 75 años de la inauguración del Pontifico Colegio Etiópico de Roma. “Sois herederos de una antigua y venerable tradición de testimonio cristiano, cuyas semillas fueron sembradas cuando el ministro de la reina de Etiopía pidió ser bautizado. En los últimos siglos, los pueblos del Cuerno de África han recibido misioneros europeos, cuya obra ha fortalecido los vínculos entre la Sede de Pedro y la Iglesia local. Me alegra constatar que hoy los católicos en vuestros territorios siguen anunciando al unísono la fe apostólica”

 

 

 

Tomado de Proconcil, que no comparte, necesariamente, todas las opiniones que se publican en esta revista
  


 

h1

¡DIOS TAMBIÉN NACE EN KENIA!

enero 9, 2008

AÑO VIII /  9.017 ejemplares

ISSN: 1579-6345

ecleSALia 4 de enero de 2008

 
 

 
 

¡DIOS TAMBIÉN NACE EN KENIA!

ENCARNA GONZÁLEZ-CAMPOS, Agustina Misionera; encarweb@yahoo.es

VALLADOLID.

 
 

ECLESALIA, 04/01/08.- Con indignación y rabia recibíamos el año nuevo, entre uvas y espumillones europeos, con la matanza de 35 – 40 personas, la mayoría mujeres y niños. Murieron hoy dentro de una iglesia de Kenia que fue incendiada por grupos de manifestantes.

Según la edición digital del diario “Nation”, las fuentes dijeron que el suceso se registró en la localidad de Eldoret, en el oeste de Kenia. Las víctimas habían escapado de su casa por los disturbios callejeros y se habían refugiado en la iglesia.

El ataque forma parte de la violencia entre rivales políticos y tribus enfrentadas históricamente que se registra desde el pasado sábado en Kenia a raíz de las elecciones el jueves, en las que fue declarado vencedor el presidente Mwai Kibaki.

Las fuentes señalaron que la iglesia de la Asamblea de Dios fue atacada por grupos de manifestantes. Fuentes de la Cruz Roja dijeron que han quedado desbordadas por el número de víctimas registradas en Eldoret.

El diario también informa de que decenas de miles de personas armadas se están dirigiendo al lugar conocido como Bosque Quemado, a pocos kilómetros de Eldoret, donde en el pasado se han registrado sangrientos enfrentamientos tribales.

Una vez más la Iglesia se convierte en lugar de refugio para el hambriento, para el que lo ha perdido todo… Las puertas se abren acogiendo a todo el que llega. ¡Pero los milagros Dios los hace a través del corazón humano! e, inexplicablemente, el corazón de los seres humanos cada vez es más incomprensible a los ojos de Dios.

Hombres que empuñan la espada por cuestiones políticas, hombre cuya furia es imposible de controlar y cuya razón no existe en los cánones de su humanidad. ¿Es posible que en pleno año 2008 el ser humano sea capaz de algo así?

La navidad, los reyes magos,… la vida… ya ha terminado para estas personas. Los que aún siguen allí viven asustados y temerosos del futuro. Nosotros, en Europa, no podemos detenernos excesivamente en esta noticia, andamos demasiado ocupados con los regalos de última hora. Queremos conmemorar la Epifanía ofreciéndole a niños y adultos un presente, sea el que sea, ya da igual, el tiempo se nos echa encima y aún no tenemos compradas algunas cosas. Miramos el televisor y decimos ¡pobrecillos! ¡Qué cosas pasan en el mundo!

Tengo gente muy cercana en Kenia, gente que lleva dando su vida por levantar, promocionar y sacar adelante ese pueblo. Gente que no mira este país en vistas a un safari ranchero, no es gente de “ida y vuelta”, es gente que permanece allí llevando un mensaje de paz, de solidaridad, de altruismo y de entrega generosa. Te pido por toda esta gente, Señor, te pido por cada uno de los habitantes de este planeta que con el 2008 iniciamos su “Año Internacional”… te pido por los habitantes sencillos de Kenia que solo buscan tener una “vida digna”

Dios nace también en Kenia, si le dejamos nacer. Si dejamos que esos preciosos paisajes del país sean cosechas para el hambriento y no para los países explotadores de recursos que empobrecen aún más el país mientras ellos engordan sus bolsillos.

Señor mío, has nacido allí, no me cabe duda. Ofréceles con claridad tu corazón de niño, tu mirada tierna, tus ojos compasivos y misericordiosos.

Que noticias como estas no nos dejen impasibles, danos luz para saber qué y cómo podemos hacer para que este mundo que has creado sea de verdad un grupo de hermanos hijos de un mismo Dios. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia). 

 
 

h1

“Sin ser trágico…”

enero 2, 2008

logo-3.jpg

Sin ser trágico, sí afirmo que África sufre una gran tragedia de proporciones inversas: a más población , menos medios de vida. En África todo es grande, inmenso, exuberante… En los ultimos años la población del continente ha crecido en más de 75 millones de personas. La población de los 56 países africanos se acerca a los 950 millones y este aumento demográfico no va acompañado del correspondiente crecimiento y mejora social y económica. Aunque en todos los países se constata un cierto avance, lo cierto es que cada día se vive más miserablemente; por lo que los jóvenes huyen de los poblados a los grandes centros en busca de mejor vida que no encuentran y su aventura no cesa hasta arriesgarse en un cayuco para llegar a Europa… Sólo queda la “doblemente esclava”, la fiel y brava mujer africana, como esperanza de un futuro y vida mejor.

h1

Mujeres en Burundi

diciembre 29, 2007



En Burundi, las mujeres, sólo por el hecho de ser mujeres, están desprotegidas. Tanto en la guerra como la paz, las mujeres sufren de forma generalizada diferentes formas de violencia sexual, entre ellas, la violación. Mujeres y niñas han sido y son violadas por parte de militares, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, personas de la comunidad e incluso por  familiares. La impunidad de la que disfrutan las fuerzas gubernamentales y grupos armados desalienta a las mujeres y niñas a la hora de denunciar ante las autoridades.

El caso de N.E., una niña de 6 años, de Cibitoke, en Bujumbura ilustra esta impunidad. N.E. fue violada por un joven de 18 años. Su madre denunció el asunto a la policía; sin embargo, su esposo echó la culpa de la violación a niña. El presunto violador fue detenido pero como la madre de éste no podía llevarle comida a la cárcel, la policía lo dejó en libertad.

Tú puedes ayudar a N.E. y a miles de niñas y mujeres en la misma situación, pidiendo a las autoridades de Burundi que garanticen el acceso a la justicia de las víctimas de violencia sexual.

Para ellas tu firma es importante. Dedícalas un poco de tu tiempo firmando esta petición al Presidente de Burundi. Y si quieres trabajar todos los días defendiendo los derechos humanos de personas como tú, únete ahora a Amnistía Internacional.

Esteban Beltrán
Director –  Amnistía Internacional


PS: Amnistía Internacional es una organización independiente y financiada por personas asociadas y comprometidas con la defensa de los derechos humanos. Tu colaboración, por pequeña que sea, es lo único que nos permite seguir. 

  

 
h1

Realidad africana

diciembre 28, 2007

Aquí encontrarás documentación sobre algunos aspectos de Africa. Estamos construyendo esta página