h1

Pentecostés 2010

EL   CONSOLADOR

 

De la mano de las fiestas de Pascua, donde la vida nueva del Resucitado se nos regala y da a manos llenas, nos llega la fiesta del “Consolador”, del Espíritu del Resucitado que acompaña, consuela y dinamiza la comunidad.

Al parecer, no son los mejores tiempos de la viña del Señor ni para su entorno social. Los agraces amargan el vino nuevo y algunos odres parecen estar picados… Se diría que en los tiempos que corren no sólo Jesús se ha marchado  sino también su Espíritu, dejando un descontento y pesimismo en la comunidad parecido al de los discípulos en la primera hora de autonomía.

Pero no, NO  ESTAMOS  SOLOS, el “CONSOLADOR”, está presente con su dinamismo y eficacia consoladora; multitud de signos lo manifiestan en la solidaridad de los más pobres, de los que más y peor sufren la crisis actual, de pequeños grupos que se cuestionan y buscan alternativas animados por su presencia… Sólo es cuestión de buscarlo, de ponerse en su órbita, de visitar los lugares donde se le puede encontrar, porque esos lugares existen en nosotros mismos, en la comunidad, en la sociedad… Es cuestión de abrir los ojos, o tal vez de cerrarlos para ver por dentro, en nuestro entorno; seguro que encontramos pistas…

Cierto, es difícil atrapar el Espíritu. Su mismo nombre lo indica, soplo, suspiro, susurro, viento… No podemos ni empuñarlo ni manipularlo. Razón tenía Jesús al decirle a Nicodemo:”El viento sopla donde quiere, oyes su rumor, pero no sabes ni de dónde viene ni a dónde va.” Por eso que no nos hacemos a su idea y se nos escapa rápidamente. Por ser puro dinamismo estamos nosotros también obligados a salir de la inmovilidad y buscarle en todas las imágenes y detalles que nos ofrece la vida, que son muchas.

No os dejaré huérfanos, nos dijo Jesús, cuando venga el Espíritu de verdad os iluminará y consolará para que podáis comprender la verdad completa.

Si creemos sus palabras, poseemos el Espíritu de discernimiento, la fuente de la paz, el Consolador de todo sufrimiento y dolencia anclado en nuestras vidas. El bálsamo que todo lo cura en este momento especial, nos llena por dentro y nos lanza hacia fuera… Él no nos deja ni abandona nunca, sino que con su fuerza y tacto, nos une con la experiencia del pasado al tiempo que nos abre un futuro mejor de justicia y solidaridad.

Anuncios

2 comentarios

  1. Me alegra saber que la Asociación tiene vida. Los proyectos que realizan, ahora a través del agua que llegará al poblado de Ntongui, al norte de Angola, dará vida a esos hermanos nuestros, ellos, como tantos empobrecidos, son los predilectos del Padre Dios. Laura Montoya optó por los más excluidos, su Carisma sigue actuando, no sólo en la Congregación sino en tantos grupos de laicos, como en esta Asociación comprometida por dignificar a las personas, haciendo que sean gestores de su historia.


  2. Pidamos al Espíritu que nos siga consolando,acompañando y dinamizando en favor de los que menos tienen o no tienen, como consecuencia de nuestro egoismo,individualismo e insolidaridad.Que nos cambie nuestro corazón de piedra por uno que se encoja de dolor y misericordia antes tantas vidas destrozadas.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: